En España existen impuestos lineales y progresivos. Una asesoría fiscal en Avilés te puede explicar cómo funciona el IRPF, sus tipos marginales y decirte a qué exenciones y bonificaciones tienes derecho.

El Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) es un impuesto directo, que grava directamente la renta de los contribuyentes, y es de naturaleza progresiva. Esto significa que, a partir de un mínimo exento, quien tenga más renta pagará un porcentaje mayor. El antecedente directo de este tributo es la llamada Contribución General sobre la Renta aprobada durante la Segunda República y que ya tenía una estructura parecida.

Como los tipos marginales cambian con cierta frecuencia, el concurso de una asesoría fiscal en Avilés es importante para que no te lleves sorpresas. Para 2018, el mínimo exento para realizar la declaración de IRPF estará en 14 000 euros anuales para rentas del trabajo, pero seguirá en 12 000 euros con carácter general.

Para quien ingresa hasta 12 450 euros, las retenciones son del 19 %. Para las personas con ingresos de hasta 20 200 euros, el impuesto es del 24 %. En caso de ganar hasta 35 200 euros, el tipo marginal es del 30 %. Finalmente, si ganas hasta 60 000 euros tendrás que pagar el 37 % y, en caso de ingresar cantidades mayores, el tipo marginal máximo es del 45 %.

Hay que señalar, no obstante, que ha habido momentos en que los tipos marginales máximos han rebasado el 50 %, por lo que conviene estar al día de las novedades a este respecto que suelen ser fruto de la dinámica política.

En la Gestoria Administrativa Olivares tendrás un servicio de asesoramiento profesional para que realizar tus liquidaciones de impuestos no te suponga ningún tipo de dolor de cabeza. Nos puedes encontrar en el centro de Avilés y prestamos servicio a particulares y empresas.