Son muchas las tareas y trámites que realizamos en nuestra asesoría laboral en Asturias para ayudar a nuestros clientes en la gestión de sus empresas, desde el control del calendario impositivo presentando las declaraciones correspondientes, hacernos cargo de la contabilidad de la empresa, preparar las nóminas de sus empleados o atender cualquier consultas en materia tributaria o laboral.

En tiempos de dificultades económicas (¿y cuándo no  lo son para un empresario?) hay una  expresión que se escucha con más frecuencia: El ERE. Como asesoría laboral en Asturias podemos decir que un expediente de regulación de empleo, que es su nombre, es un procedimiento por el que se solicita a la autoridad laboral una autorización para que la empresa pueda suspender o extinguir de forma definitiva o temporal las condiciones laborales que tiene con sus empleados.

No todo el mundo sabe que la presentación de un ERE no es algo que pueda realizar únicamente la empresa. También pueden solicitarlo los trabajadores a través de sus representantes y, aunque no es un caso muy común, cuando se hace es para evitar un posible cierre fraudulento de la empresa o por una circunstancia de similar gravedad.

Para que se pueda presentar un ERE deben darse determinadas circunstancias previstas en la legislación: causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. La solicitud de presentación de un ERE debe ir acompañada por la documentación necesaria que lo justifique. Así, por ejemplo, si las causas que se aluden son de índole económica deberán presentarse los balances y demás documentos que justifiquen las posibles pérdidas económicas producidas en los últimos ejercicios.

Existen diferentes tipos de ERE a los que se pueden acoger las empresas en dificultades, pero de ellos hablaremos próximamente en el blog de Gestoría Administrativa Olivares.