Trabajar por cuenta propia como autónomo está muy bien: ser tu propio jefe, fijar tu horario laboral o trabajar desde donde quieras. Pero también hay importantes desventajas. Por eso, en asesoría laboral en Asturias, te explicamos, en el artículo de hoy, cuáles son las ventajas y desventajas de ser autónomo, así como el momento preciso en el que deberías hacerte.

En asesoría laboral en Asturias sabemos que, cuando una persona decide emprender un negocio por su cuenta, debe decidir qué forma jurídica quiere para su negocio: ser autónomo o formar una sociedad. Cualquiera de las dos opciones tiene sus ventajas e inconvenientes.

A la hora de tomar una decisión, hay que tener en cuenta factores como el dinero que vamos a invertir en nuestro negocio, el número de socios, la fiscalidad de cada opción (cotización a la Seguridad Social, IVA, etc.), la imagen que queremos dar, el coste o capital social con el que contamos, los requisitos legales o las posibilidades de atraer subvenciones.

Quizás ser autónomo sea la forma más rápida, fácil y barata de dar de alta una empresa sin demasiadas complicaciones ni trámites legales. Este tipo de empresas es ideal para aquellas formada por pocas personas o una sola y permite mantener el control y la gestión total por parte de una persona. Sin embargo, entre sus inconvenientes, destacan que, si los beneficios de la empresa son elevados, se acaban pagando demasiados impuestos; no da una imagen tan profesional; y no permite la contratación de familiares hasta el segundo grado de consanguinidad.

Por el contrario, si la inversión en tu negocio ha sido elevada y da grandes beneficios; o tu competencia está, en su mayoría, formada por sociedades, optaremos por la sociedad. Siguiendo está opción, seguirás cotizando como autónomo, pero en calidad de administrador de la sociedad.

En Gestoría Administrativa Olivares disponemos de un equipo experto a tu servicio.